La ropa usada vive auge en Nicaragua

Al internarse en los estrechos galerones del mercado Oriental, y buscar la zona donde se comercializa la ropa de segunda es notoria la gran cantidad de personas que buscan entre las miles de prendas aquella que mejor se ajuste a su presupuesto y medida corporal.

Las opiniones al respecto son encontradas. Por un lado está el poblador que encuentra en los llamados “pulgueros” la alternativa para resolver sus problemas de vestidos. Del otro extremo están los comerciantes formales de ropa nueva que lo consideran una especie de competencia desleal debido a los bajos precios contra los que no pueden competir.

“Con la situación económica que hay en el país, la gente busca gastar menos y a veces pasan por alto la calidad”, señaló Silvia Morales comerciante de vestimenta nueva de ese centro de compras “Por más ofertas y descuentos que ideemos no podemos bajar más los precios, pagamos impuestos aquí en el mercado, o cuando viajamos fuera para traer mercadería, esa inversión es algo que debemos recuperar”, afirmó la comerciante.

Morales refiere que en un tramo de ropa usada en el mercado se pueden encontrar prendas de hasta cinco córdobas, en cambio en cualquier otra tienda de ropa nueva una blusa para adulto, aún en oferta, puede valer como mínimo 130 córdobas.

Por necesidad

José Guzmán y Marcela Chavarría conforman un matrimonio. Ellos son uno de los tantos nicaragüenses que prefieren comprar ropa de segunda porque solo así pueden solventar las necesidades de vestimenta del hogar. Tienen ingresos bajos y no dan para más. “Ganamos poco y tenemos que ajustarnos, a veces hemos gastado 500 córdobas, entre ambos, pero hablamos de una mudada completa, pantalón y camisa, blusa y falda esa misma cantidad es lo que a veces suele gastar una sola persona que compra ropa nueva”, sostienen ambos.

La vestimenta es uno de los componentes que integran la canasta básica. Y según las cifras oficiales hasta julio, el gasto ascendía a 1,145.95 córdobas, lo que representa alrededor del 11 por ciento de un total de 10,335.10 córdobas.

Y mientras los nicaragüenses se las ingenian para suplir sus necesidades de vestimenta, el negocio de la ropa usada sigue creciendo.

Sobre la calle central de Ciudad Jardín, en las inmediaciones del mercado Oriental, están ubicados decenas de grandes importadores de ropa usada que abastecen a la gran mayoría de pequeños comerciantes, tanto de la capital como del interior del país. Las bodegas de algunos de estos grandes importadores pueden almacenar 400 pacas mensualmente.

Vestidos, camisas, blusas, zapatos, juguetes, utensilios para el hogar e inclusive ropa interior, proveniente principalmente de Estados Unidos, constituyen los productos que se ofrecen.

Luis Enrique Alaniz y Lidia Sosa es un matrimonio que vende desde hace cinco meses pacas a menor escala. Y explican cómo funciona ese mercado. Ellos deben comprar a los distribuidores mayoristas como mínimo 10 pacas a un precio de 1,500 córdobas cada una, pero eso no es un precio estándar, ya que en dependencia de la calidad este precio puede aumentar.

“Una paca de ropa juvenil, nos cuesta 2,500, una para niños 3,500, una de solo jeans, 2,500, y una mixta, 3,800, no importa cuál busquemos, el mínimo que debemos comprar son diez”, explica doña Lidia Sosa.

Cada una de estas pacas puede contener en promedio unas 180 piezas, a veces más, que dependiendo de su calidad, ya expuestas en los tramos pueden cotizarse desde 60 córdobas y 135 córdoba por pieza.

En centros comerciales

En los últimos años también se ha dado un mayor crecimiento de tiendas especializadas que ofertan ropa y utensilios de segunda en lujosos centros comerciales de la ciudad, inclusive departamentos.

Close Out es una de estas tiendas. En los últimos cuatro años ha establecido filiales en el Centro Comercial Plaza Inter, Centro Comercial Metrocentro, Linda Vista, en un centro comercial cercano a la rotonda de Cristo Rey, Nejapa, La Subasta, Masaya y Granada.

Betania Jiménez, gerente de las tiendas Close Out que está en el Centro Comercial Managua, afirma que se han especializado en la comercialización de ropa de segunda de primer nivel.

Los precios de los productos varían, el costo mínimo por un pantalón son cinco dólares, una camisa puede costar cuatro dólares, los zapatos se venden desde los diez dólares, los juguetes entre uno y dos dólares, ropa para embarazadas, cinco.

Aunque la Dirección General de Aduanas (DGA) no facilitó cifras oficiales, una fuente vinculada al sector afirmó que el año pasado fueron declaradas ante esta entidad cerca de 100,000 pacas.

Mensualmente una de las empresas importadora del mercado Oriental vende 200 pacas, cuyo precio base equivale a 1,500 córdobas, pero no toda se vende en pacas, hay alguna ropa “rezagada que se vende en sacos sellados a un precio de 800 córdobas.

Nicaragua : por Humberto Galo Romero // Fuente: http://www.laprensa.com.ni/2012/09/28/activos/117887-ropa-usada-vive-auge